vuelta Volver a
la estructura
principal

- Textos -

(Documentos en
WORD 97
comprimidos en ZIP.)


¿QUÉ SIGNIFICA EL TERMINO EXPRESIONISMO?

 

        EXPRESIONISMO es una de esas palabras que poseen dos significados. En su sentido más amplio se utiliza para describir obras de arte en las que predomina el sentimiento sobre el pensamiento, en las que el artista utiliza su pintura, no para describir situaciones o hechos, sino para exteriorizar emociones. Cuando decimos que las pinturas negras de Goya son expresionistas nos referimos a este significado general.

        De modo más específico, EXPRESIONISMO se refiere a las obras de unos artistas conocidos como el grupo BRÜCKE que, a principios del siglo XX en Alemania, constituyó el primer colectivo organizado que dio forma material a los principios generales de este movimiento.

        Partiendo de esta concepción del arte como expresión emocional, surgieron nuevas formas pictóricas encaminadas a lograr una expresividad desconocida hasta ese momento, con elementos propios, característicos de la obra expresionista:

        Rechazo del arte clásico; ausencia de tradición; nuevas ideas estéticas; nuevas formas de expresión; colores agresivos que contrastan entre sí; subjetivismo y simbiosis arte-vida.

        Los artistas del grupo BRÜCKE propugnaban la libertad e independencia absolutas, lo que se reflejaba no sólo en su estilo nada convencional, sino también en su temática y motivos, así como, en general, en su modo de vida desenfadado, descubriendo en Van Gogh. que había sacrificado su vida al arte. su primer mito.

 

        ¿DONDE, COMO Y PORQUE NACE EL GRUPO BRÜCKE?  El grupo de artistas BRÜCKE, en español PUENTE, surge en la ciudad alemana de DRESDE, en el año 1905. La fundación de este grupo figura entre los acontecimientos más importantes del arte alemán e internacional del siglo XX.

        Cuatro estudiantes de arquitectura, Kirchner, Bleyl, Schmidt-Rottluff y Heckel, nacidos en familias burguesas y sin formación académica pictórica, deciden luchar y romper radicalmente con el arte anterior. Desarrollaron un intenso trabajo en equipo, aprendiendo unos de otros, criticando sus propias obras e interpretando las de sus compañeros. Esto explica la homogeneidad estética que llegaron a alcanzar. Pocas veces ha estado tan unido e identificado el arte con la vida en un colectivo de artistas. Constituyeron una verdadera comunidad", en la que todo era compartido.

        Proponían una nueva forma de vivir, una unión entre el mundo interior y la naturaleza, que entendían como dos realidades separadas en la sociedad, ya que para ellos, hasta que surge el grupo, el arte estaba separado de la vida y no reflejaba las emociones del pintor.

        Anunciaron su creación, como grupo, a la comunidad artística alemana, en un manifiesto redactado y grabado en madera por el propio Kirchner: Con la fe en la evolución, en una generación nueva tanto de creadores como de gozadores de arte, convocamos a toda la juventud y, como juventud portadora del futuro, deseamos procurarnos libertad de brazos y de vida frente a las fuerzas bien establecidas y más viejas. Está con nosotros todo el que refleja, directamente y sin falsearlo, aquello que le impulsa a crear.

        En este manifiesto vemos claramente que el grupo BRÜCKE quería conseguir un arte que no imitase la realidad, sino que creara una nueva realidad, producto del espíritu del artista y de su necesidad de expresión. A los cuatro componentes iniciales se les unieron otros artistas alemanes y extranjeros como Nolde, Pechstein, Van Dongen y Cuno Amiet.

        Incluso la elección del nombre BRÜCKE es una clara muestra de sus actitudes, como lo demuestran !as palabras de Schmidt-Rottluff: Uno de los objetivos de BRÜCKE es atraer a todos los elementos revolucionarios y progresistas, esto es lo que significa su nombre, BRÜCKE. Y el propio Kirchner decía que fue adoptado porque les sugería un puente hacia el futuro.

 

        INFLUENCIAS EN LA FORMACION DEL ESTILO EXPRESIONISTA.-  La vida del grupo estuvo marcada por las nuevas tendencias filosóficas que imperaban en aquél momento en el ambiente intelectual alemán. Los ataques contra los valores de la sociedad burguesa promulgados por Nietzsche o los análisis sobre la sexualidad defendidos por Freud, fueron acogidos con entusiasmo por los expresionistas.

        Querían una vida plena y decidieron buscarla a través del proceso creativo, descubriendo modelos en Van Gogh y en el pintor noruego Edward Munch.

        Sus propias inquietudes les llevaron a fijarse en otros movimientos de vanguardia que afloraban en distintos países europeos. Podemos observar cierta afinidad entre el estilo desarrollado Por el grupo y la pintura de los Fauves.

        El Fauvismo fue precursor en el tratamiento del color respecto a la forma. Lo que se persigue no es copiar la realidad sino hacer referencia al mundo de los sentimientos y de las sensaciones, expresados libremente mediante colores explosivos. Así el uso violento del color irrumpe también con fuerza en la pintura expresionista que, a diferencia de la fauvista, carece de un sentido decorativo y optimista.

        Decisivo también en el grupo fue la influencia del arte primitivo, que conocieron estudiando la escultura africana y oceánica en el Museo Etnológico de Dresde, lo que se tradujo en un estilo de formas endurecidas con contornos esquinados.

        El arte gótico primitivo alemán, tan lejano en el tiempo, dejó su sentir en la obra gráfica de todos estos artistas.

 

        TEMAS PRINCIPALES EN EL ARTE EXPRESIONISTA.-  En un primer momento, sus motivos preferidos eran escenas de interior o bien paisajes paradisíacos con figuras en plena naturaleza. La síntesis entre el desnudo y el paisaje fue centro de su preocupación, especialmente en las épocas estivales que pasaron en los lagos de Morizburg (al norte de Dresde).

        Más tarde, los artistas se sintieron atraídos por nuevos motivos temáticos, reflejando en sus obras escenas de baile o elementos arquitectónicos que ya apuntan a la búsqueda de un mundo diferente al que darán forma definitiva al trasladarse a Berlín. El entorno urbano se convierte, a partir de ahora, en el protagonista de los cuadros. La forma de vida berlinesa cambió decisivamente su mentalidad y su temática. Ya no se trataba de reflejar aquel ambiente idílico de los paisajes con figuras, sino imágenes sacadas fundamentalmente de la calle: gentes de distinta procedencia social, el ambiente de los locales públicos, espectáculos populares, en definitiva, todas las características de la vida del Berlín de principios de siglo.

 

        PRINCIPALES INNOVACIONES TECNICAS.-  Desprovistos de formación académica pictórica, su calidad de autodidactas les capacitó para emplear los recursos con enorme libertad a la hora de abordar la ejecución de una obra y el material utilizado.

        En las primeras obras encontramos superficies pastosas, con pinceladas muy gruesas y definidas, así como mucha cantidad de materia pictórica. Pero, poco a poco, los artistas van evolucionando en su técnica, diluyendo los colores en aceite o gasolina para extenderlos de una forma fluida y rápida. El resultado técnico son grandes superficies de color que se yuxtaponen unas a otras, creando un espacio propio que poco tiene que ver con la realidad.

        La espontaneidad del dibujo es considerada como un rasgo determinante de su estética. Son célebres los llamados desnudos al cuarto de hora, surgidos durante los años 1905 a 1906 en el apartamento de estudiante de Kirchner y más tarde en la vivienda de Bleyl, que consiguen liberar al dibujo y la acuarela de su función secundaria y elevar estas técnicas a una autonomía que los iguala en importancia a la pintura.

        Otra gran novedad, en cuanto a estilo y técnica, se manifiesta con la obra gráfica: esta aparece frecuentemente como más progresista y revolucionaria que las otras creaciones de los componentes del grupo.

        De entre todas las técnicas de obra gráfica, es la xilografía la que mejor se adapta a sus necesidades. Esta técnica del grabado en plancha de madera, muy antigua y de gran tradición desde la Alemania medieval, tuvo una época de esplendor a comienzos del siglo XVI con Alberto Durero, decayendo hasta convertirse en mera obra gráfica de ilustración de uso popular. Las características peculiares de su técnica, los contrastes fuertes entre el blanco y el negro (o colores), y la incorporación de la estructura de la madera a la composición, consiguen unos efectos muy expresivos que BRÜCKE utilizó con maestría, lo que permitió elevar, de nuevo, la xilografía a la categoría de obra de arte.

 

        TRASLADO DEL GRUPO BRÜCKE DE DRESDE A BERLIN.-  En 1911 se produce el traslado del grupo a Berlín donde, desde hacía pocos años, se encontraban ya establecidos Pechstein y Mueller, quienes tenían numerosos contactos con los círculos artísticos más avanzados de la capital y persuadieron a sus compañeros de que la gran ciudad ofrecía un estímulo mucho mayor que la vida provinciana de Dresde, así como un mercado mejor para la venta de sus pinturas. Igual que en Dresde, los artistas alquilaron en Berlín sus respectivos talleres en distritos urbanos próximos entre sí.

        El impacto que produjo la vida moderna y agitada de la gran ciudad, se tradujo en un estilo caracterizado por una mayor precisión y un compromiso más decidido con el entorno social, matizado por las influencias y el contacto con nuevas vanguardias de la época, como el cubismo o el futurismo, que les influyeron de forma diferente.

        A partir de entonces nos encontramos en los años 1912 y 1913- el estilo de cada uno de los artistas se hace más individual, perdiendo la uniformidad de grupo propia de los trabajos de Dresde. Los tonos luminosos pierden su importancia, la paleta se hace ahora más oscura y los colores se mezclan en lugar de contrastar entre sí de forma violenta.

        La vida en Berlín indujo a los artistas a desarrollar su propia personalidad artística y a buscar un medio de expresión personal. Esto, unido al agitado modo de vida berlinés, debilitó la unión de BRÜCKE, que se hizo patente cuando Kirchner, que era la cabeza visible y miembro fundador del grupo, realizó en el año 1913 la Crónica anual de BRÜCKE provocando la oposición y rechazo de sus miembros, que acordaron finalmente su disolución.

        Aunque las desavenencias internas fueron la causa inmediata del fin del grupo, la raíz más profunda estribaba en la madurez individual que habían alcanzado sus componentes .

        Así se cerró un capítulo que, aunque corto cronológicamente -1905-1913-, supuso un paso muy importante para la renovación artística europea. Lo que BRÜCKE se propuso como meta en 1905, es decir, la creación de un arte nuevo se había alcanzado. A partir de ahora, sobre la base del logro común, los miembros del grupo podían desplegar libremente Y sin trabas su propio estilo.

Folleto de mano de la exposición
"MUSEO BRÜCKEBERLIN, Arte expresionista alemán".
Fund. J. March. Madrid. 1993.